Seguidores

lunes, 31 de mayo de 2010

III Carrera liberty seguros. Mi crónica

Me gusta que una empresa organice una carrera popular. Es una iniciativa estupenda que nos beneficia los a los populares.
El precio de la carrera es de sólo ocho euros y es por eso que disculpo cualquier error organizativo que haya podido haber. Que los hay.

Llegué tarde a la recogida de las camisetas. En parte porque no pensé que una carrera de diez se recogieran el día anterior.
Sin colas en la recogida en el Corte Inglés, pido mi camiseta de talla oso. Me dan una M pero no me lo dicen.
Cuando estoy saliendo me doy cuenta y vuelvo.
-Hola, he pedido talla oso.
- Sólo nos quedan M.
- Pruebo otra vez la M. De risa. Y es que es una M para el chino medio.
Entiendo entonces porque se han quedado sin L y XL.
Aprovecho para apuntar a mi hija en la carrera de chupetines. Para ella sí que hay camiseta de su talla y además gratis. Queda encantada.

El día de la carrera me levanto temprano para aparcar cerca. Así lo hago, y tras saludar a Edu me acerco a la quedada con los reincidentes.

Mañana estupenda para reírse en un banco a la sombra. Mañana estupenda para muchas cosas, pero posiblemente correr no era una de ellas.
Afortunadamente el calor en una carrera corta prácticamente no me afecta.

Calentamos Rafa, Jan y yo y hablamos sobre las expectativas que tenemos.
No había visto los mails que se habían cruzado estos dos pero tenían planes perversos.

Sin muchas ganas de esforzarme me coloco bien en la salida con el dúo de atletas.
Comienza la carrera. Rafa sale como un tiro, esquivando gente a 4´08 el primer kilómetro, Jan acompaña. Yo piso un bache y casi se me acaba la carrera ahí. Afortunademente sigue entero y me quedo con Rafa mientras Jan se rezaga.
Segundo kilómetro de bajada a 4´15 y con buenas sensaciones, alrededor de 170ppm.

Llegamos a la Castellana y empezamos a subir, aunque no lo parezca. Ahí se nos une Raquel que viene muy rápido. Le grito y nos juntamos los tres.
Todavía adelantando gente. En el tres miro el pulsómetro y voy a 180 ppm. No había llegado a ésto en todo el año.
Sin embargo, me encuentro bien. Disfutando cada latido y sintiendome vivo.
Aún así le digo a Rafa que siga con Raquel porque voy alto de pulsaciones.
Se adelantan veinte metros pero sigo bien a 180 ppm. Rafa se escapa unos 100 metros y me parece que Raquel se queda un poco atrás, aunque de ésto no estoy seguro.
Me mantengo a ese ritmo, próximo a 4´30 hasta el kilómetro cinco que paso a 22´24.

Avituallamiento caótico. Parece que no hay agua, estaba al final, y sólo vasitos de Gatorade.
Cuando paso yo no hay mucha gente y hay vasos llenos disponibles pero la subida por la vía de servicio es estrecha. Me imagino lo que paso después cuando llegó el grueso del pelotón.

El seis, y sobre todo hasta llegar al siete pican hacia arriba, sobre todo cuando llegamos a la cuesta de Concha Espina. Allí además volvemos a correr al sol. Es duro pero hoy llevaba el casco de los espartanos. Doy mi máximo de pulsaciones de la temporada en 187 ppm. Es la primera carrera de 10 después de Navidades. Las carreras largas me han enseñado a sufrir, si un 10K no es nada me digo.

Paso el kilómetro siete a 31´50´´ y calculo por primera vez el tiempo de llegada.
En ese momento veo a Rafa, sigue a 100 metros y ya no se va a escapar. La bajada de Principe Vergara es engañosa porque se hace en dos escalones.
En el primero bajo a tope y en el segundo recupero un poco (173ppm) porque sé que hay que subir los últimos 300 metros.
Ahí me empieza a molestar el sóleo izquierdo. Espero que no me haya dejado un mal recuerdo pero no era momento de pensar. La última subida es agónica pero las sensaciones siguen siendo buenas. Casi alcanzo a Rafa, si no llega a acelerar en los últimos 50 metros hubiese entrado con él. Entro a tres segundos en 45´25´´ . No es mi MMP de la temporda pero, por el perfil y la posición, sí que es mi mejor carrera de 10K.

Me quedaba entonces disfutar de mi hija y su carrera de chupetines. Me junto con Jan y Juan y terminó así, con un poco de aglomeración con los críos, un bonito día en las carreras. Ana está muy contenta con su "segunda" medalla.

viernes, 28 de mayo de 2010

¿Nuevo patrocinador?

Celebrando con retraso el día del orgullo friki del día 25 de Mayo.
Este sí que sería mi patrocinador ideal. Olvida a Nike o a Asics.
Olvida los cereales del desayuno. Con vosotros, el snack que te da fuerzas:
Consome Panchi.



Visto en WTF Microsiervos

miércoles, 26 de mayo de 2010

Examen de recuperación

Tras devolver ayer el toro a los corrales, por manso, hoy lo he cogido por los cuernos y lo he sacado a hacer su entrenamiento tempo de cada semana.

Más o menos con los mismos resultados que el martes pasado salieron los cuatro kilómetros, ni mejor ni peor y está vez sin mirar el cronómetro. De guarnición me tomé otros ocho, seis antes y dos después.

Los deportistas silvestres abarrotan las calles, los pájaros cantan y hay tanto polen que mi vacunación para la alergia se pone a prueba cada día un poco más.

Celebro también que todos mis amigos corredores arrastren sus caparazones solidariamente y ninguno, ya vendrá alguna que nos desmentirá, haya podido levantarse sin manos.

martes, 25 de mayo de 2010

La Tortuga

Mi estado de forma ha sido claramente expuesto.
Soy una tortuga.

Una tortuga entrenada pero un quelonio al fin y al cabo.
Ayer mi hija me demostró porqué.

Se acostó en el suelo y, sin usar las manos, se levantó sin esfuerzo alguno.
Nos retó a hacer lo mismo a mi mujer y a mí. Ella no tuvo problemas pero yo...

Tal como hacía Hugo Sánchez lancé las patas hacia atrás y luego me catapulté hacia delante. Curiosamente la gravedad me mantuvo sentado en el suelo. Pateé. Braceé. Mi hija lloraba de la risa y celebraba cada intento histéricamente. Nada... Flexibilidad nula. Culo gordo. Aún estaría allí pegado si no hubiese usado las manos.
Espero no ser el único pero me temo lo peor.

En otro orden de cosas, pero tampoco para presumir, confirmo que me he apuntado a la Liberty.
Sin embargo, no me encuentro muy motivado. Hoy, tras un día difícil, he salido a correr, pero conforme daba la vuelta a la manzana he pensado en que estaba haciendo y me he dado la vuelta.
Puf!!

lunes, 24 de mayo de 2010

El Polar RS800CX. ¿Usar el S3 o el G3?

Toma ya. Hoy voy a hablar de la cacharrería.
Y además de la de Polar. Me he quedado sin el 80% de los lectores.

Hace tiempo escribí sobre las opciones de comprar Polar o Garmin.
Desde entonces han pasado 1000Km por lo que ya puedo hablar sobre las virtudes y miserias del Polar RS800CX y sobre todo de las dos opciones de medición que tiene.

1) Usar el podómetro. Que se llama S3
2) Usar el GPS. Que se llama G3


Una de las primeras alternativas que me planteé fue usar los dos a la vez. Y la primera duda fue sobre cual era el que era el que me iba a dar los datos de velocidad y distancia. En este caso, hay que decir que es el S3 el que mide la velocidad y distancia (y la cadencia) y el G3 se limita a recoger el recorrido para poder verlo en Google Earth.
Esto me sorprendió porque pensaba que el G3 sería más fiable y tampoco me gustó que no se pudiera seleccionar manualmente cual de los dos era el que dominaba.
Hoy tengo bastante claro cuales son las razones pero para eso tengo que contar como funciona cada uno.

Mi primera opción fue usar solamente el G3 y dejar el S3 en la caja. Después de todo, pensaba, sólo estaba perdiendo los datos de cadencia.

Hay que decir que la precisión del G3 es bastante buena. El error es el habitual del sistema GPS, que viene a ser de unos 3 metros.

Durante meses esta ha sido la opción que he usado. Lo he probado en carreras de 10Km y medias maratones y el error osciló entre 0 M y +400 M en la media de Segovia.

Al final de las carreras he comprobado las mediciones con la gente que usaba Garmin y sus resultados eran parecidos. Si bien, el error en Garmin es algo menor. Tanto con Polar como con Garmin, los errores suelen ser midiendo mayor distancia. Las razones de estos errores son la existencia de obstáculos, edificios o árboles e interferencias, estas últimas muy habituales en el centro de Madrid.

¿Por qué el GPS de Polar mide algo peor?

La razón fundamental es que el reloj no guarda los datos parciales de distancia.
El reloj sólo guarda datos de tiempo, velocidad y distancia total. Es el software (ProTrainer) el que reinterpreta esos datos reconstruyendo la gráfica.

Eso se comprueba con el siguiente ejemplo.
Como siempre, se amplía si pinchas.
Este recorrido consiste en la salida desde mi casa, en una zona con edificios y árboles, y subida al carril bici, donde no hay obstáculos para el GPS, y por lo tanto no hay errores ni saltos en la gráfica.
Como veis en el primer kilómetro y en el último los movimientos son mayores.

Si ponemos el autolap en cada kilómetro se produce lo siguiente: El Sw reinterpreta y recalcula la distancia en función de los registros de tiempo y velocidad. Así el primer lap, al tener más errores, se convierte en 1060 metros y los laps intermedios, el Software tiene que mantener la distancia total, se acortan hasta 990 metros. Por eso parece que el rimo sube en la zona central. Este error no se produce en el Garmin.
No se puede evitar. El truco que utilizo es correr con el autolap y quedarme con los tiempos de cada lap y no con el promedio porque sé que son siempre de, en mi caso, un Km.

La ventaja del Polar sobre el Garmin está en las mediciones de altura. Las gráficas de altimetría son prácticamente perfectas.

Las diferencias de medición me parecían aceptables hasta que llegamos a la media maratón de Madrid. Allí, en una zona llena de edificios e interferencias, todos los pulsómetros tuvieron grandes excesos de medición. El Polar se quedo en +800 mientras que los Garmin se movieron en +600 de media. Además, en ninguno de los casos, era fiable la velocidad instantánea en la carrera, pasando el ritmo de 4 a 6 según la interferencia del momento.

Eso me llevó a utilizar la segunda opción, el S3, en la maratón de Madrid.
Esta sería una buena piedra de toque porque tiene todos los problemas de interferencias de la media de Madrid y además tiene asfalto y tierra lo que complica al podómetro.

Aunque es esa ocasión fue un éxito, me midió 42,3 Km, no está exento de inconvenientes.
El podómetro es mucho más estable que el GPS y en una carrera practicamente no hay oscilaciones inesperadas. Sin embargo, su principal inconveniente es que es imposible atar siempre las zapatillas de la misma manera. El podómetro es muy sensible y un ligero cambio puede provocar una diferencia que se acumulará cada kilómetro.
Ya desde el primer momento sabes que el error se va a ir acumulando en el mismo sentido.
La recomendación que he leído en varios foros es poner el podómetro en la pare de arriba de la zapatilla. Parece que es ahí donde el error es menor.
Sigo en pruebas con el S3 intentando solucionar este problema. Si lo consigo tendré las velocidades instantáneas en todo momento.

domingo, 23 de mayo de 2010

Fiesta de la bicicleta de Tres Cantos. Probamos el TrailGator


Hoy he cambiado las zapatillas por la bici y he participado en la fiesta de la bicicleta. Una carrera no competitiva donde participan gran cantidad de niños.

Ana y yo fuimos la envidia de muchos, sobre todo cuando llegaron las cuestas, gracias a este invento.

Ha funcionado bastante bien y en todo momento pude llevar un buen ritmo sin miedo a perder el copiloto.

El montaje fue algo complicadillo. Si las instrucciones del Ikea son un diez y las de una silla de gran superficie mezcla de castellano y rumano un cero, éstas serían un tres.
Eso sí, una vez entendido como funciona, es importante que la rueda delantera de la bici del niño no toque mucho el suelo, es una gran idea. Se deja premontada en las bicis y la barra se coloca en dos minutos con dos pernos.

Sigo mi maquiavélico plan, a largo plazo, para correr la maratón con Ana.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Tempo Run

Sigo leyendo el libro de Jack Daniels.
Como lo leo a saltos y a ratos probablemente no lo acabaré pero me lo aprenderé.

Dentro de los entrenamientos hay uno que tiene muchas opciones de convertirse en mi entrenamiento estrella: El Tempo Run

Se trata de correr 20 minutos a un ritmo duro pero cómodo. Algo que se podría mantener durante una hora.
No debe de superar el 10% del tiempo ni de los kilómetros semanales. Es importante no correr más deprisa.

Eso de duro pero cómodo viene siendo como torturar pero con cariño.
A cambio, el libro ya lo avisa, recibes ración doble de endorfinas.

En mi caso, desde el punto al que llego corriendo en el carril bici hasta que salgo del mismo tengo justo 4 kilómetros, así que con la intención de tener referencias de mi estado de forma este año, hoy he hecho el primero de estos entrenamientos.

De acuerdo con las tablas y mi VDOT el ritmo debería de ser 4´33´´ el kilómetro y calculé que eso son 169 ppm.
A pesar del calor y de algo de viento me ha salido bastante bien.
1. 4´25´´ (se baja un poco) y 159 ppm de promedio acabando en 167
2. 4´38´´ (ligera subida) y 167 ppm de promedio
3. 4´36 y 170 ppm de promedio
4. 4´37 y 171 ppm de promedio.

En total 4 kilómetros a 4´34´´ y 169 ppm. Bueno corriendo, precisamente, no soy; pero lo de predecir y llevar ritmos se me sigue dando bien.

lunes, 17 de mayo de 2010

La cuarta quedada bloguera y otras historias.

Cuando empezamos con esto de las quedadas lo hicimos con la intención de conocernos.
Desde entonces, las quedadadas, se han convertido en un lugar de encuentro, donde un grupo abierto de amigos, que ya se va conociendo mejor, se divierte un Sábado por la mañana más o menos cada seis semanas.

La experiencia es espectacular. Y es que las amistades que se cimentan en aficiones comunes suelen ser muy enriquecedoras.

Y enriquecedor fue el recorrido que nos preparó ayer Antonio. Doce kilómetros llanos, paralelos a un pantano repleto de agua, y rodeados de árboles.

Incluso me dio tiempo a hacer un buen entrenamiento. Tras seis kilómetros despacito a 135 ppm Efesor, recién llegado y muy bienvenido, desata las hostilidades y se pone con Antonio a 4´16´´. Un extraño impulso, parecido al reflejo condicionado del perro ese de Paulov, me hace salir como un torpedo detrás de Rafa.
Consecuencia: Seis kilómetros a casi 4´30´´ y 170 ppm con Antonio y Rafa, que llevaron, amablemente, el ritmo justo para que no me muriera.

Por la tarde mi perro me llevó un ratito a ver el triatlón de Tres Cantos donde pude animar a Fara y me pareció oír Mildo, Mildo, sin llegar a verlo.

Confirmo que, animado por la inconsciencia, me he apuntado ya a la media de El Escorial.
Hoy he empezado a practicar las cuestas. Me he subido a una y he tirado piedras.
Se me ocurren mejores cosas a las que subirme y que tirar, pero así de dura es la vida del corredor de fondo.

jueves, 13 de mayo de 2010

Corriendo sobre el agua.

Lo primero que hay que hacer es ver el vídeo.



En mi opinión es un montaje. Probablemente se trate de una de las, cada vez más habituales, campañas de marketing virales. Pero hay que reconocer que es divertido.

Ahora bien, como paladín del método ciéntifico, y aprovechando que la cuarta quedada bloguera se celebra este Sábado( todos invitados) en la presa de Picadas, probaremos las veces que sea necesario, si Jan puede correr por encima del agua.
Gonzalo, mándame una katana que es por la ciencia.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Una muy buena hoja de cálculo

Me gustan los números y el cálculo.
No es la primera vez que busco tablas y fórmulas para poder estimar, por ejemplo, en cuanto mejora mi ritmo de carrera por cada kilo pierdo.

Así que, buscando y buscando, he encontrado una persona que ha ido incorporando a una hoja de excel todo tipo de cálculos sobre el rendimiento en las carreras.

Se descarga en esta página y está hecha por un seguidor de Jack Daniels, cuyo libro espero leer pronto (gracias Jan).

Comenzó en 2006, incorporando los puntos de intensidad que JD recomendaba en su libro.
Desde entonces ha seguido mejorando la hoja y la ha convertido en una herramienta extraordinariamente completa. Con ella no sólo se pueden calcular los VDOT y los puntos de intensidad sino que ha llegado a relacionarlas con parámetros como el peso, la edad o la temperatura.

Así que, ya sabes, si quieres saber como mejoran tus marcas corriendo si pierdes peso, como afecta a tus ritmos la subida de un grado en la temperatura o un año en tu edad, ésta es tu hoja.

martes, 11 de mayo de 2010

Gente rara que me visita... además de ti.


Ayer me reía con las búsquedas en el blog de Jan. Así que le pedí permiso para plagiar su idea y hacer públicas las mejores búsquedas de mi google analytics.
Y es que este blog lo visita gente muy rara. ¿Qué te voy a contar a ti?

Evidentemente tengo decenas de búsquedas sobre el peso de los cerdos, los chanchos, los puercos, de dos meses, de tres...

Tengo gente cariñosa: Me gusta correr contigo, entreno contigo o correr sentimientos. Se me está quedando el blog blandito.

Tengo visitantes impetuosos: boy a correr medio maratón. Algo más tiene que hacer.

Consultas de pulsómetros: Como pasar los datos del Polar RS800 CX al google heart. Lo que me parece una excelente idea para un pulsómetro.

Tengo a Ra que ha estado nerviosillo: Es bueno parar de correr dos semanas

Tenemos a gente que tiembla: Auriulares corroeres

Gente que busca respuestas: Correr es bueno o malo

Gente que me preocupa: Pulsaciones que tiene un niño al correr

Gente que me preocupa que acabe aquí: Entrenamiento rajarse.

Entendidos de la moda: Zapatillas de Spiderman con luces

Tengo cosas que no sé si existen, pero si es así ,tienen que ser asquerosas: Traumeel pastillas

Y llegamos al top tres de los incompensibles:

- Exactitud del podómetro vaca. Si es que me he centrado en polar y en Garmin y el futuro está en los vaca. O a lo mejor lo de vaca va por mi.

-Frecuencia latina punto final pateando latas en Madrid. No digo yo que no pero ...

Y por último:

El insuperable: porras a pelear con Lucifer. Una mezcla de resignación e impulso redentor.

lunes, 10 de mayo de 2010

Vuelta a la casa de campo 2010. Mí crónica


Presa de un inocente optimismo, me dirijo a la Casa de Campo para hacer eso que se llama "La Tapia". La idea es no sufrir y pasármelo bien.
Antes de la carrera estuve hablando un ratillo con Arturo y más tarde me uno a Saturnino y a Abe.
Rafa no ha podido venir, así que caliento con los leoneses y me coloco al final del grupo de salida. Hasta 1400 llegaron los dorsales ( de un cupo de 2000) y alguno no vino porque el día prometía.

Me digo que me da igual la marca y hago los dos primeros kilómetros con Satur a 5´15´´.
Sé que hay cuestas después, pero como no las he hecho nunca, no voy ni pensando en ellas.
Llegados a la zona de tierra esto empieza a parecer una carrera de formula 1 en día de lluvia, no, ni rastro de modelos con paraguas, lo digo porque no hay otra forma de correr que seguir la trazada del de delante. Normalmente haciendo el cabra por el borde del camino.

Tras algunos frenazos típicos de la zona de atrás de las carreras, decido que allí me agobio y me voy hacia delante. Hago el tercero a 4´55´´ y dejo atrás a mucha gente. Me canso.

En ese momento, traicionera, aparece una cuesta. Probablemente la cuesta llevaba ahí desde el paleozoico pero no traiciona quien quiere sino quien puede.

A partir de aquí todo para arriba. Si es que no hago caso a los perfiles y acabo sufriendo como Jesús Calleja. Tras una reflexión, con poco fundamento, decido que sigo al mismo ritmo aunque haya cuestas. Y claro, me canso más de lo previsto. Los tres siguientes a 5´15´´ me llevan a una meseta antes de subir la última, que, bastante puñetera, me sale a 5´30´´.

Entoces nos empieza a llover, durante un par de kilómetros, y me empiezo a cansar de esto de la casa de campo. Empezamos la bajada, y tras un pequeño descanso al coronar, me pongo a 4´40´´ que me son bastante cómodos. Tengo ganas de terminar. Como sé que me queda la cuesta del Zoo me reservo convenientemente, en este momento intento equilibrar el deseo de llegar pronto y el de no cansarme mucho. La cuesta del Zoo está embarrada y es penosilla. Voy mirando el suelo, subiendo las pulsaciones al máximo y casi me dejo una zapatilla en el barro. Vuelvo a ver gente caminando en la casa de campo.

Al llegar a la cima, a correr a tumba abierta, asfalto por fin. Me hago los últimos entre 4´30 y 4´15 y me pongo en meta en 1h 24 26´´, lo que vienen siendo 5´07´´ el Km a unas engañosas 163 ppm. Ha sido un bonito Farlek donde me salen un 55% a ritmo medio, 28 % a ritmo bajo y 17% a tope.

Hoy me toca decidir si el Domingo voy a Colmenar.

viernes, 7 de mayo de 2010

Recuperación completada

Lo que no te mata te hace más fuerte. La maratón me ha dejado un regalo consistente en pulsaciones aún más bajas y unos ritmos bastante aceptables.
Hoy he "rodado" 12 kilómetros a 5´y 157 ppm.

Así que ya estoy listo para, este Domingo en la casa de campo, hacer lo que he venido haciendo todo este año con buenos resultados.

Perseguir, cual Patricio, a mi BobEsponja particular.

martes, 4 de mayo de 2010

La media maratón más dura de Madrid


El otro día Víctor puso una carrera en mi punto de mira.
Se trataba de la media maratón de San Lorenzo del Escorial.
En un principio no le presté mucha atención pero me la apunté (que no me apunté) porque me gustaba la fecha.

Tiempo después, advertí que el cartel de la carrera se anunciaba como el más duro de la comunidad de Madrid.
Eso habrá que verlo, pensé.
Dicho y hecho, me puse a hacer una gráfica con las medias más duras que había corrido. Por supuesto la escala tenía que ser la misma, el punto más bajo de la carrera en cero.
Así dibujé en naranja el perfil de la Tragamillas de Villalba, y en verde el perfil de la media maratón de Fuencarral, y en amarillo, la más dura que he corrido, el de la media maratón de Segovia y, por fin, en azul, esa "cosa": La media maratón de San Lorenzo del Escorial.

Yo quiero esa muesca en el revolver. ¿Y tú?
Ayer Jan me preguntaba si la "cosa" se sube andando. No, se sube corriendo, que si no le tengo que cambiar el nombre al blog.

Ya sabes, si quieres que Jan se apunte envía un sms poniendo gallina al...

lunes, 3 de mayo de 2010

A seguir corriendo


Mi temporada siempre se había acabado después de la maratón.
No quedaba munición a estas alturas y no me gustaba enfrentarme a:
La alergia, el calor, la motivación.
Pero este año, animado quizás por el extra del blog, la temporada continúa.
Me he apuntado a la primera este Domingo.

La vuelta a la casa de campo. 16, 5 Kilómetros que me van a servir, más que para abrir boca, para quitarme el sabor que me dejó la CDC el otro día.

No voy con ningún objetivo en concreto más que pasármelo bien. Animaros que es a las 10.